Hoy en día las empresas y los proyectos exitosos crecen en forma acelereda, y necesitan de una infraestructura que los acompañe y no frene su operatoria.

Los servidores dedicados son fiables, pero son difíciles de escalar, de configurar, más costosos, y en general se suelen necesitar muchas herramientas complementarias para monitorear y controlar en forma correcta.

Con AWS (o sus competidores) todo esto ya no es un impedimento, escalar una instancia implica hacer un par de clicks para cambiar las especificaciones de la misma.

A su vez para escalar el entorno se pueden hacer imagenes y levantar nuevas instancias, clonar, o directamente definir grupos de auto-scalling.

Para monitorear se cuenta con herramientas incorporadas a la consola (por ejemplo cloudwatch) donde a su vez se pueden definir alertas ante ciertas acciones, o niveles.

En nuestro caso (Myne) montamos en AWS todo nuestro futuro entorno productivo en 1 día. Configuramos grupos de seguridad, aproximadamente 13 instancias (EC2) con sus respectivas ip privadas, e ip públicas, instancias RDS, buckets S3, scripts en lambda, procesos en beanstalk, load balancers, y alertas entre otras cosas.

Por supuesto para que todo funcione correctamente, luego de configurar toda la infraestructura durante algunos días hicimos pruebas de carga y ajustamos cosas, pero es un ejemplo de la flexibilidad, velocidad y posibilidades que brindan estas soluciones.

Es decir tanto con AWS, como Google Cloud, o Azure vas a lograr:

  • Flexibilidad
  • Escalabilidad
  • Balanceo de carga (facilmente configurable)
  • Menores costos
  • Menores tasas de fallas
  • Mayor control y monitoreo

Que esperas para sumarte al cloud computing?

PD: juro que no soy empleado de AWS.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *